No es sólo una grosería…

swear

A mi siempre me han dicho que las groserías son de mal gusto pero…pues la verdad yo las uso bastante ¿que se le va a hacer?

Ademas ¿quién nunca ha dicho una? Todas las personas maldicen, unas más que otras, sí, pero todos lo hemos hecho alguna vez, no se hagan, ¿o alguno de ustedes podría decir que nunca en su vida ha dicho ninguna de estas extrañas palabras? ¿Ni cuando preguntas donde quedaron las llaves y en cuanto cierras, recuerdas que las dejaste adentro? (perdón, talvez eso solo me pasa a mi…2 veces)

Ahora, la cuestión es ¿por qué lo hacemos?

Pues resulta que un estudio demotró que decir groserías, puede ayudarte a soportar algunas cosas, desagradables digamos, como cuando te pegas en el dedo chiquito del pie. (Eso sí les ha pasado a todos, no me digan que no)

Pues según este estudio cuando dices aaah p”%/& (o cualquier parecido) el cerebro activa una parte que acelera el corazón y nos vuelve menos sensibles al dolor.

Pero solo sirve cuando el dolor es físico, osea tienes permiso de maldecir si te atropelló un carro y te sientes un poco mal físicamente, pero no sirve de nada contra males anímicos y de corazón (para eso hay “sopita de pollo para el alma” o…Tequila)

Así que si un día me conocen y digo algunas (solo unas pocas) no es mi culpa, el cerebro debió desarrollar eso en alguna parte de la evolución. (Sí, siempre pueden echarle la culpa a la evolución)

Scientific american

Sobre el Autor


¡Sígueme en Twitter!