Educación para la creatividad: cambiando paradigmas

Sir Ken Robinson es una de esas personas que me gustaría conocer en persona. Su especialdidad es el desarrollo de la creatividad. Ha trabajado con muchas compañías y también con algunos países de Europa y Asia para desarrollar modelos educativos que incrementen la creatividad y la mejoren la economía.

En este video basado en un plática dada por Robinson llamada Changing Paradigms, se nos explica las muchas cosas que han fallado para crear un sistema educativo que fomente la creatividad. Además de que nos da algunas ideas para crear un modelo educativo nuevo y funcional, más acorde a nuestro tiempo.

El modelo actual de educación publica fue concebido y puesto a andar durante la revolución industrial. Tiene todo el espíritu de la producción en masa y obviamente crea individuos aptos para sobrevivir en un mundo industrializado, mecánico, en el que pocos piensan y muchos hacen. Los estudiantes se separan por edades y por calificaciones. Pero el sistema estandarizado de educación actual es obsoleto. No podemos seguir clasificando a la gente en “inteligente” y “no inteligente” cuando hay muchas dimensiones más en la naturaleza humana además de la académica (sobre todo tomando en cuenta la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner).

Las condiciones han cambiado y el sistema educativo no. ¿Cómo educar a las jóvenes generaciones para que se puedan anticipar a una economía cambiante? ¿Cómo explicarle a un niño su lugar en un mundo globalizado cuando nosotros apenas lo estamos entendiendo? Quizás la solución se encuentre en un modelo de pensamiento divergente como el que Robinson nos plantea. Dejar de clasificar a las personas por su edad y empezar a clasificarlas por sus intereses.

En mi experiencia personal he tenido la oportunidad de trabajar con niños durante tres años y sé que una de las cosas más difíciles es ponerlos a pensar. Crear es cansado, imaginar también. Pero la mayoría de ellos eran buenos mecanizando. Tal vez no entendián plenamente el concepto de multiplicación, pero sí podían memorizar el algoritmo de la operación y repetirlo una y otra vez. Esto es típico en una educación que no hace que los estudiantes se interesen en entender sino en tener una buena calificación. Una verdadera lástima.

Hay mucho trabajo por hacer. Debemos superar el mito de los “buenos estudiantes” y los “malos estudiantes” y hay que recordar que el verdadero aprendizaje se da en cooperación (lo cual me recordó una anécdota acerca de el uso de la edición en Wikipedia como herramienta de aprendizaje). Es momento de cambiar la manera en que enseñamos para así cambiar los resultados que obtenemos.

Como diría Robinson:

Mi opinión es que la creatividad ahora es tan importante en la educación como la alfabetización y debemos tratarla como tal.

Sobre el Autor

Un genial blopg de tecnología con todo lo que nos interesa; nos puedes seguir en Google+

¡Sígueme en Twitter!