De la gente, las matemáticas y la vida

201844037_7dbd27025f.jpg

Imágen vía: Flickr de misterbisson

Mucha gente me ha dicho que no podría estudiar una ingenierá porque “odian las matemáticas”. Y me lo dicen así sin pelos en la lengua. “Odian las matemáticas”. Creo que sin temor a equivocarme el 70% de la gente con la que platico me ha dicho que odia las matemáticas. Al preguntar en Twitter y en Facebook, los resultados me han sido parecidos. En México tenemos uno de las calificaciones más bajas en esta materia en todo el mundo.

Pero, ¿por qué las matemáticas dan miedo y son tan problemáticas para los alumnos de todo el mundo? ¿Por que la gente dotada con capacidades linguísticas y musicales sufren o se frustran ante este tipo de problemas?

Es claro que todos tenemos capacidades académicas distintas, algunos chicos son buenos el lenguaje, otros en arte o música. A algunos de nosotros nos gustó la geografía y otros se sentían bien estudiando biología. Hay algunos pocos que se sienten Renacentistas y tratan de ser buenos en todo, no queriendo especializarse. Para la mayoría, todo se trató de escoger tus materias favoritas basado en lo que se te hacía más fácil. Y muchos de nosotros decidimos que las matemáticas no era lo nuestro.

Una de las cosas “difíciles” las matemáticas es que son tramposas. No es fácil perderle el miedo a pensar o a equivocarte. Y bueno… las matemáticas muchas veces nos quieren engañar. Las matemáticas te exigen lo mejor de ti. Te mandan por lugares inesperados, que tal vez no tienen salida… y hay que volver a empezar de cero.

Mucha gente dice: “Lo bueno de las mates es que sólo hay una respuesta correcta”… más de uno ha de haber pensado “Bueno, sí, pero ¿por qué no me preguntan en un lenguaje que conozca?.

Las mates son así. Son frías y calculadoras, y lo único que quieren es la verdad.

Tal vez por esto la gente las ha etiquetado como la contraparte de lo creativo. Siempre pensamos que todo lo que conlleva un pensamiento lógico no es creativo… lo cual no es cierto. Muchos artistas del Renacimiento pintaron sus obras ayudados de complicadas fórmulas matemáticas. La arquitectura, el diseño industrial, el diseño gráfico… todos tienen su parte lógica. La música es matemáticas (o si no preguntenle a Bach y sus cánones). En fin, las mates están en todos lados.

Por muy loco que suene, pienso que las matemáticas son hermosas. Sistemas teóricos que funcionan sin problemas, máquinas cósmicas que calculan elegantes fórmulas que tratan de explicar el universo, secuencias que encontramos seguido en la naturaleza y el espacio… en fin. La matemática es la más pura y perfecta de las ciencias. Matemáticas es conocimiento purificado y destilado, sin adulterar. La verdad es que pueden ser divertidas, pueden ser reales… pueden ser lo que quieras.

¿Hay alguna respuesta definitiva a por qué no nos gustan las matemáticas? Yo tengo varias teorías… la flojera de pensar, la no costumbre de hacerlo, la manera sistemática en que nos la enseñan, el sistema académico en general… en fin, podríamos decir muchas cosas pero creo que razonar no es fácil, e inculcar el gusto por razonar, es menos fácil.

Probablemente podamos calcular la respuesta con una intrincada fórmula matemática… pero pues la mayoría no la entenderíamos.

Me encantan las mates, le tengo envidia a los que se les dan naturalmente. Solo espero que nuesra percepción de ellas cambie con el tiempo y con el andar de las generaciones. Hasta ese entonces, mejor piérdanle el miedo, no muerden… si no quieres.

Sobre el Autor

Ingeniero en electrónica; editor en jefe de IdentidadGeek y un "tecnoadicto de mierda". Interesado en el internet, la comunicación, las matemáticas, el cine, la ciencia ficción, la electrónica y el impacto de la tecnología en el mundo. Promotor y creyente de la cultura (y el software) libre. No soy un replicante [cita requerida]. Conecta conmigo también en Google+ o visita mi blog personal.

¡Sígueme en Twitter!