Cinco palabras científicas que en realidad vienen de la ciencia ficción

La barrera entre la ciencia y la ciencia ficción siempre ha sido difusa, tanto una como la otra se alimentan mutuamente con ideas y hechos.

De hecho Neal Stephenson dijo alguna vez que el verdadero trabajo de los escritores de ciencia ficción es proveer un ideal, una idea posible de un futuro -lejano o cercano- que se convierta en un común denominador para toda la humanidad, hacer la fantasía alcanzable, aunque a veces no lo sea. ¿Cuántas veces no ha pasado que se pase de la ciencia ficción a la ciencia?

Pues bien, además de las ideas la ciencia ficción nutre de palabras interesantes al lenguaje científico. En io9 hacen una lista interesante de donde recopilo las 5 palabras científicas que en realidad vienen de la ciencia ficción. Interesante saber que algunas de las cosas que damos por sentado, palabras que quizás usamos todos los días y que son parte del vocabulario científico moderno.

Robótica

Quizás de todas las palabras científicas que nacen de la ciencia ficción, esta sea la más conocida. ¿Por qué? Porque prácticamente todos hemos oído hablar de las Tres leyes de la robótica del escritor con más patillas de la ciencia ficción: Isaac Asimov. De hecho esta es la primer ciencia que ha sido nombrada gracias a una historia de ciencia ficción («Liar!», publicada en 1941). Asimov también se tomó la molestia de crear el adjetivo «robótico» y al científico que desarrolla esta ciencia: «robotista».

Ingeniería genética

Quizás no se esperaban esta, pero recibe su nombre gracias a una novela de ciencia ficción: «Dragon’s Island» de Jack Williamson. Que también fue publicada en 1941. La ocupación de ingeniero genético no fue nombrada hasta poco tiempo desṕués por Poul Anderson. ¿Quién diría que el término ingeniería genética nacería en una historia en la que la humanidad pelea contra mutantes superiores?

Gravedad cero

Muchas de las historias de ciencia ficción se llevan a cabo en un futuro en el que los viajes interestelares son el pan de cada día. Un espacio en el que no hay gravedad, a menos de que sea artificial. El primer uso del término gravedad cero es de Jack Binder, mejor conocido como artista. Lo curioso es que en 1038, la gravedad cero se refería al estado sin gravedad que debería imperar en el centro de la Tierra, no en el espacio.

Virus

Bueno, el término virus ya existía, pero hubo alguien que lo empezó a usar para referirse a los virus informáticos. Dave Gerrold se encargó de hacer por primera vez la analogía entre los virus biológicos y sus contrapartes hechas de bits, programas que se replicaban a si mismos en la historia «When Harlie Was One», publicada en 1972.

Gigante Gaseoso

Esta fue una de las que más interesantes se me hizo porque es un término muy usado y que todos conocemos bien. La mayoría de los planetas grandes, como Júpiter o Neptuno están compuestos principalmente de material gaseoso. El primer uso que se le dio fue en una historia llamada «Solar Plexus», de James Blish. Lo gracioso es que fue usado hasta 11 años después, en una reimpresión. No se puede decir con certeza, pero en esos once años lo pudo haber leído en alguna otra parte, o podría haber estado en el manuscrito original y haber sido editado -se presta para muy buenas bromas ¿acaso no tienes un amigo que sea un gigante gaseoso?-, pero lo que sea que haya pasado, ahora es prácticamente imposible saberlo.

Sobre el Autor

Ingeniero en electrónica; editor en jefe de IdentidadGeek y un "tecnoadicto de mierda". Interesado en el internet, la comunicación, las matemáticas, el cine, la ciencia ficción, la electrónica y el impacto de la tecnología en el mundo. Promotor y creyente de la cultura (y el software) libre. No soy un replicante [cita requerida]. Conecta conmigo también en Google+ o visita mi blog personal.

¡Sígueme en Twitter!